PATOLOGÍA DE LA PARED TORÁCICA EN EL CICLISMO

PATOLOGÍA DE LA PARED TORÁCICA EN EL CICLISMO

Existen tres cuadros clínicos relacionados con la tensión excesiva de los brazos sobre el manillar que pueden causar dolores en la pared torácica (fig. 1).

torax1.jpg (39527 bytes)

El síndrome del pectoral mayor consiste en un dolor localizado en los hombros y el tórax sobre todo cuando el ciclista pedalea de pie durante largo tiempo. Al realizar una tracción excesiva del manillar puede producir contracturas musculares en el pectoral mayor originando un dolor en la cara anterior del tórax que se puede confundir con un dolor de origen cardiaco, teniendo en cuenta además que este problema aparece en situaciones de máximo esfuerzo, como por ejemplo la ascensión a un puerto de alta montaña (fig. 2). El dolor se aminora y tiende a desaparecer cuando el ciclista disminuye su esfuerzo y sobre todo al apoyarse en la parte alta del manillar, ya que esta postura relaja la tensión sobre los brazos.

torax2.jpg (40036 bytes)

El pedaleo de pie con gran tensión sobre los brazos puede también provocar contracturas en los músculos torácicos intercostales, que junto con la relajación relativa de los músculos rectos abdominales induce desequilibrios de tensión al nivel de la apófisis xifoides y un cuadro doloroso.

Desde que Lemond arrebatara el Tour de Francia del año 89 a Fignon en la última contrarreloj en París utilizando por primera vez un manillar de triatlón, adquiriendo una postura más aerodinámica, este suplemento se ha hecho obligatorio en todas las bicicletas de contrarreloj. Esta prolongación del manillar obliga a una mayor antepulsión de los brazos, a adoptar una postura con los hombros más encogidos, a realizar un mayor esfuerzo, ya que el desarrollo que se utiliza en la contrarreloj es enorme y las propias características de la carrera impiden al ciclista cambiar de postura frecuentemente (fig. 3). Por lo tanto aumenta la sobrecarga de los músculos del tórax y en esta posición especialmente la del serrato mayor originando un dolor en ambas parrillas costales que no cede si no se relaja dicha postura. Esto obliga al corredor a modificar su posición aerodinámica y disminuir su velocidad.

torax3.jpg (52021 bytes)

Siempre que aparezca un cuadro de dolor torácico durante la práctica del ciclismo es obligatorio disminuir el esfuerzo, incluso parar si es preciso y consultar al médico para descartar cualquier patología cardiaca.

La base del tratamiento de estos cuadros por sobrecarga muscular torácica consiste en una fisioterapia adecuada y en una potenciación muscular que se realizará durante la fase de descanso invernal para restaurar el equilibrio y la fuerza muscular. Cuando se inicie la nueva temporada se debe organizar adecuadamente el programa de entrenamiento sobre todo de cara a las carreras contrarreloj.

Dr. R. Crespo

Especialista en Traumatología y C.O.