EL DÍA MÁS TRISTE, LA DESPEDIDA DE MIGUEL INDURAIN

EL DÍA MÁS TRISTE, LA DESPEDIDA DE MIGUEL INDURAIN

   

El día 2 de Enero de 1997, Miguel Indurain reunía en rueda de pressa a todos los medios de comunicación para anunciar algo que todos esperaban pero nadie deseaba, su retirada

Antes de leer este comunicado de prensa, pues quería felicitaros el año y muchas gracias por haber venido. Después de tantos días así de incógnita, muchas gracias por el esfuerzo de haber venido hasta aquí. Sin más, empiezo con el comunicado.

Hoy, día 2 de enero de 1997, quiero anunciar públicamente mi retirada del ciclismo profesional. Esta ha sido una decisión larga y profundamente meditada. Como es bien sabido, he necesitado tres meses para poder tomarla. Se ha hablado y se ha especulado mucho sobre el tema y lo cierto es que me ha resultado tremendamente difícil decidirme, puesto que físicamente estoy bien y pienso que todavía podía estar en condiciones de lograr el tan deseado sexto Tour. Por otra parte, ya en los primeros meses de esta temporada empezaba a rondarme la idea de que con el '96 había
llegado la hora de dejarlo y dedicarme a otras facetas de mi vida. De hecho, así lo tenía planeado. Intenté ganar el Tour con todas mis fuerzas y no lo conseguí. Pero gané la medalla de oro de Atlanta. Me parecía el broche ideal para mi carrera deportiva.

Corrí la Vuelta a España y muy a pesar mío tuve que abandonar debido a una infección viral. Este hecho cambió mi visión de las cosas. No podía despedirme con un abandono. En mi entorno me animaban a seguir, tenía que ganar el sexto Tour de Francia. Así las cosas, cada día que pasaba me resultaba mas difícil ver con claridad cuál era el mejor camino a seguir.

Llevo doce años en el ciclismo profesional, he corrido vueltas grandes, pequeñas, campeonatos nacionales, del mundo y hasta unas Olimpiadas. En estos años he tenido grandes satisfacciones por los triunfos logrados, pero también me ha costado muchos esfuerzos y sacrificios el poder obtenerlos. Estar al máximo nivel exige mucho de uno mismo y cada año que pasa resulta más difícil conseguirlo. Creo que ya le he dedicado tiempo suficiente al ciclismo de competición y
ahora deseo disfrutar de este deporte como afición.

En definitiva, tras meditarlo minuciosamente pienso que he tomado la mejor decisión para mí y para mi familia. Ellos también me están esperando.

Finalmente quiero aprovechar la ocasión para expresar mi más sincero agradecimiento a todos los medios de comunicación que con tanto interés habéis seguido mi carrera deportiva, a Banesto por su apoyo, y muy especialmente a toda la afición que sigue este deporte con tanto entusiasmo. Y sin más, muchas gracias a todos y hasta pronto.